Querida Gea!

ver + fotos aquí

Cuando los hombres y mujeres miraban aun las estrellas, habitaba entre ellas una diosa a la que llamaban la madre de todas las cosas conocidas. Ella, lo mismo daba nombre al suelo que pisamos, como a la inmensidad del planeta que intuían que vivimos. Cuando los romanos, años después, le aportaron a Gea una componente de agua, esos territorios humanos que emergieron de entre las aguas para dar lugar a los continentes tomaron el nombre de Terra. A esta renovada divinidad rendimos culto durante siglos, celebrando sus estaciones y sus cambios, sus siembras y sus cosechas... como una seña de identidad y lazo con el firmamento. Hubo precisamente que atravesar esos mares líquidos en forma de inmensos océanos, para llegar a las tierras americanas, donde con un nuevo nombre les esperaba, Pachamama, también fuerza creadora y origen de la vida, a la que todavía algunos rinden culto y ofrenda y así recordarnos, la salvaguarda y el cuidadoso respeto que se debe a una madre, en este caso, de la creación entera.

En este invierno que ya acaba, durante tres tardes de sábado en Civican-Pamplona, hemos impartido tres talleres con esta temática: “Be Water!”,“Raíces” y “Rascacielos de tierra” donde acercamos a las familias, a través de juegos y sencillos conceptos, a tres grandes protagonistas de nuestra querida Gea: el agua, los árboles y la tierra.

Be water!: En este taller tratamos de la casa del agua y de la casi inevitable presencia de los azulejos cerámicos y sus teselaciones, para contener elegantemente al agua. Modelamos también las cerámicas del baño, como si de la mejor porcelana se tratase e incorporamos una instalación de evacuación de aguas, bajantes y sus respectivas arquetas a pie de bajante, y de un sistema de depósito elevado para el agua fría. Be water my friend!

Raíces: Nadie contamos con la certeza de lo que sucede bajo nuestros pies, por eso suele ser reconfortante saber que, las cosas que emergen del ras del suelo, se suelen equilibrar rizomáticamente con lo subterráneo. Tanto las plantas, como nuestras construcciones, buscan sustento y equilibrio, siguiendo leyes predecibles a simple vista. Decimos que observar cómo crece un árbol, bifurcándose cada año, disminuyendo progresivamente el espesor de las ramas, hasta formar su forma de copa, nos ayuda a entender por ejemplo, el comportamiento de las tuberías de abastecimiento de un edificio. O que, por similitud con los árboles, los equilibrios entre copas y raíces, se parecen a los cimientos y las construcciones, en su lucha de contrarios.

Rascacielos de tierra: En este taller nos fijamos en los pobladores mejor adaptados a las condiciones climatológicas de la sabana australiana, que en este caso serán sorprendentemente, las termitas! Existen estudios con el único objetivo de entender las complejas estructuras de estos termiteros, verdaderos rascacielos a escala, que revelan métodos de construcción susceptibles a ser replicados en el diseño de edificios para las personas. Las termitas trabajan día y noche con el único fin de regular el calor y la humedad del nido, debiendo abrir túneles nuevos y bloquear otros antiguos según sea necesario.

Agradecemos infinitamente a las familias con las que compartimos estas tardes y a la organización de Civican, quienes siempre nos han recibido tan calurosamente en el frío invierno navarro, ¡hasta muy pronto!


Etiquetas: , , , , ,