Into the wild!


Estas vacaciones de primavera y gracias a la confianza que depositáis tod@s en nosotr@s, hemos vuelto a tener la oportunidad de tratar la arquitectura en los espacios de la Tabakalera donostiarra que gestiona la Obra Social de Kutxa. En esta ocasión y a lo largo de tres mañanas, nos hemos recreado en la arquitectura animal y le hemos dedicado esfuerzo a tematizar en tres bloques los conceptos que aspiramos a disfrutar y compartir con los niñ@s.
El primer bloque, el de la arquitectura sin aporte de material, fue protagonizado por osos, lobos y zorros, y trató de los mamíferos. El segundo día, fué el de las geómetras. Esas que con aporte de material, elaboran sensibles construcciones que comunican directamente con nuestra matemática, las abejas y las arañas! Y el tercer bloque más sensible aún, fue el de las arquitecturas intrínsecas, a los estados transicionales de los seres vivos, bien los huevos de las aves y sus nidos, bien las pupas de las orugas... Volviendo al primer día, la idea del taller se basó en traducir a papel, la necesidad de habitar un pequeño espacio abrigado, que en las horas frías, tenemos los seres de sangre caliente. Madrigueras, osera, cuevas y demás sistemas oscuros, parecidos a un segundo vientre materno, en que reposar fetalmente unas horas, son bienvenidos acomodos entre los habitantes de los bosques, que de no encontrárselos cerca, no dudarán en fabricárselos tenazmente, con sus patitas, retirando sin cesar la tierra suficiente, para enterrarse levemente, bajar el ritmo de su respiración, cerrar los párpados, y retomar la vida, al despertar, tal vez descansamente!



Nosotr@s recreamos esos contextos cuevíferos, primero en mesa, con pequeños habitantes de origami en forma de rojos zorros, y después, de un modo más concreto, enmascarados con los más diversos pelajes que la imaginación infantil nos tiene malcostumbrados a ofrecer. L@s os@s más golosos, y l@s zorr@s más hermos@s, salieron a cuatro patas del taller, aullando en dirección a la plaza, como si estuviesen abducidos por una luna que sin máscara no pudieses ver. Y allí precisamente en la plaza, es donde se desplegó todo el cartón habido y por haber hasta convertir, un ambiente moderno de sofás de Charlotte Perriand, en un entorno cárstico, de cuevas de cartón, donde albergar a un grupo de cachorros hambrientos de lectura...
El segundo día, el de los insectos fue mas abstracto, como lo son para nosotros, sus colmenas y telarañas. La significancia de estos seres tan perfectos para la tierra, tan alejados de la pereza, como perfectas en sus construcciones, les confiere el suficiente calibre, como para dedicarles todo el día de los animales que producen arquitecturas con aporte de material! El punto, la recta, y el plano, no tienen secretos para los arácnidos, pues nada fácil debe ser trabajar a contraviento e ir tirando, cada mañana, los cablecitos primeros, de lo que será el plano de tu espiral, sin perder ve vista el centro! Y al contrario de la soledad del geómetra, la maravillosa asociación colectiva y también concentrada de las abejas, es digna de mención, y no sólo por su catenaria arquitectura, que daría para dos libros de gaudí, sino por desafiar con su propia reina, a la naturaleza de sus cuerpecitos de sangre fría y decidirse a vivir en un estado de sangre epela, en un intermedio entre frío y caliente, que sólo la vestimenta arquitectónica del panal podía proporcionar!!



Ver más fotos aquí!!
Con las abejas parece evidente hablar de los hexágonos, como el arte final de las obreras, por ello, lo primero que se transmite es todo lo contrario! El absoluto conocimiento que tienen de como elaborar un solo hexágono y desmentir el tópico! sin embargo y de un modo similar al de la araña, sin perder el centro, ellas si saben ir girando sobre si mismas, tout en ronde, aportando el material suficiente, e ir extruyendo cilindros serosos, que al acopiarse y fundirse unos con otros, determinen por aplastamiento, esa malla tan característica de exágonos que llamamos panal. En nuestra tierra, eran ellas casi las primeras en enterarse del deceso del baserritarra y les era comunicada su transmisión, al siguiente sucesor del caserío. Nosotros sin ir tan lejos, durante el taller, si les dimos a las abejas el tanto trascendental de la polinización durante la primavera, pero nos dejamos llevar colectivamente más, por el juego de ir aplastando cera y haciendo hexagonillos para la miel y hasta celdas para larvar un rato. Y como arañas también hubo momentos para tejer serenamente o para saltar alegremente, entre los cables tensos de la espiral, en esos pilla-pilla que disfrutamos tod@s tanto.
Resumiendo el tercer día, estudiamos las estructuras de la naturaleza que funcionan como abrigo, en los momentos más delicados de las existencia de algunos entes. De una parte el misterioso momento de la metamorfosis de los insectos en sus pupas, construyendo nuestras propias estricturas plasticas en las que introducirnos y de otro, la gestación de un embrión viviente de pájaro, en el interior de un huevo.  La construcción trenzada, lo escurridizos que serían los huevos esféricos y mil inquietudes más, se vivieron estos días bichosos, previos a las vacacionas de pascua. Seguro que si les preguntáis a ell@s, os dirán que lo pasamos bieen!!!

Etiquetas: , , , , , , , ,